Infusiones de frutas deshidratadas: ¿para qué sirven?

Las infusiones de frutas y hierbas se han vuelto populares en los últimos tiempos, pero la particularidad que tienen es que están preparadas con frutas secas. Quizás aún no estés al tanto de que la fruta deshidratada se obtiene cuando se elimina el agua de la fruta fresca, pero lo bueno es que continúan conservando su valor nutricional, ya que el secado no interfiere en su contenido de vitaminas, proteínas, minerales, hidratos de carbono y fibra.

Pero, un aspecto que debes de tener en cuenta a la hora de querer preparar una tisana de frutas secas, es que no todas las frutas pueden deshidratarse, solo algunas como: el membrillo, la piña, la manzana, la pera, la banana, la uva, los arándanos, y la ciruela resisten la deshidratación.

Las recetas de infusiones de frutas suelen contener también alguna variedad de té, planta medicinal o especias para realzar el sabor de la misma.

¿Cómo se prepara una infusión de frutas deshidratadas?

Para preparar cualquier te de frutas casero, puedes optar por utilizar frutas deshidratadas en casa o bien comprarlas en el supermercado. Son múltiples las recetas de infusiones de frutas deshidratadas que puedes preparar, pero ten en cuenta que si deseas una infusión sin nada de cafeína no debes añadirle ningún tipo de té derivado de la planta Camellia Sinensis.

¿Cómo deshidratar fruta?

Te gusta el te de frutas deshidratadas? Para prepararlo es necesario que aprendas como hacer frutas deshidratadas. El secado de frutas, tambien conocido como deshidratación es un proceso que sirve básicamente para conservar alimentos fuera de estación. Existen diferentes formas de obtener fruta deshidratada, ya sea con ayuda de hornos, secadores o bien sólo empleando la energía solar.

La más conveniente de estas técnicas de frutas deshidratadas es la de secado al sol, ya que permite conservar la mayoría de sus nutrientes y además puedes hacerla fácilmente en casa. Solo debes de tener en cuenta que la cantidad de fruta que quieras deshidratar se va a reducir alrededor de cinco veces, por ejemplo si quieres obtener un kilo de fruta deshidratada necesitarás varios kilos de fruta fresca.

Sin lugar a dudas, el verano es la mejor estación para hacer fruta deshidratada ya que hay mucho sol. Para ello solo debes de seguir los siguientes pasos: en primer lugar elegir una fruta que este bien sana, lavar y pelar la fruta, picar en trozos medianos, toma una bandeja limpia y coloca los trozos uno muy cerca del otro y por último ubica la bandeja al sol.

Dependiendo de la cantidad e intensidad del sol, lo que va a demorar la deshidratación de frutas, en general no lleva más de tres o cuatro días.

En el caso de que tomes las infusiones de frutas como refresco te aconsejamos que hagas lo siguiente: llena una cubitera con la misma infusión que vas a tomar y elabora cubitos de hielo de la misma. Luego solo tienes que añadirlos a tu infusión recién sacada del refrigerador ¡y a disfrutar! una alternativa perfecta a los refrescos, mucho más sana y baja en azúcares.