fbpx

Productos naturales cuyos principios activos aumentan las defensas

La mejor forma de combatir la proliferación del coronavirus es la prevención y la búsqueda de soluciones colectivas, o sea mediante un esfuerzo mancomunado. El sistema inmunitario no puede dar reacciones instantáneas. Por eso no existen hierbas u hongos que hagan milagros de forma inmediata.

El coronavirus pasará, y seguramente en próximos años aparecerán otros virus. Una prevención consciente capaz de fortalecer las defensas implica llevar a cabo hábitos saludables: dormir bien, comer sano, hacer ejercicio… Y en las temporadas en las que se eleva el riesgo de contraer virus estacionales se puede recurrir a diferentes productos naturales cuyos principios activos aumentan las defensas.

Si bien las hierbas y hongos no hacen milagros, sí pueden ayudar a la salud general y a fortalecernos ante el ataque de los virus.

Se ha comprobado que las hierbas y plantas ricas en 1.8 cineol tienen acción antiviral. Los aceites esenciales de Eucalipto globulus radiata, mirto verde, ravintsaraniaouli, romero, menta -la acuática- y laurel noble son muy eficaces. El aceite esencial de eucalipto tiene entre 70 y 80% de 1,8 cineol.

En el mercado uruguayo pueden encontrarse al menos tres aceites esenciales ricos en cineol como los elaborados con Alcanfor (Cinnamomum camphora), espliego macho (Lavandula spica) o limón.

A continuación, mencionamos algunas especies que se cultivan o crecen de forma silvestre en nuestro país y que son recomendadas por la medicina complementaria para tratar con éxito los síntomas de infecciones respiratorias como el coronavirus:

– Ajo: Contiene vitaminas B1, B2, B6 y C, así como minerales esenciales como hierro, silicio, azufre, yodo, manganeso, selenio.  Asimismo, posee alicina, un compuesto del azufre que posee potentes propiedades medicinales para tratar infecciones respiratorias. También contiene enzimas como peroxidaxas y lisozimas, entre otras que son indispensables para que se produzca la acción medicinal del ajo. Asimismo, tiene fructosanas, oligosacáridos que fortalecen la flora intestinal que se relaciona con la buena salud general.
Eucalipto: Esta planta estimula el buen funcionamiento del sistema inmune y es usada como antiséptico y desinfectante ante procesos virales y bacteriales, por lo que es muy recomendada para aliviar resfriados y otras afecciones respiratorias. Además, ayuda a descongestionar los pulmones por sus propiedades expectorantes, calmantes y antiinflamatorias.  Otra propiedad atribuida al eucalipto es la de ser hipoglucemiante, dado que reduce los niveles de azúcar en la sangre. 

Por ello, en ocasiones y bajo control médico, se utiliza como coadyuvante en el tratamiento antidiabético. La diabetes es una de las enfermedades que incrementan la vulnerabilidad del organismo cuando se padece de coronavirus. El uso más frecuente de esta planta medicinal es mediante las inhalaciones. Para ello, se colocan varias hojas troceadas en un recipiente con agua hirviendo. Se aproxima la cabeza cubierta con una toalla para aprovechar al máximo el vapor que se desprende del recipiente.
También puede beberse infusiones de eucalipto para inhibir la mucosidad en los bronquios y hacer gárgaras para desinflamar las amígdalas. Evitar consumir más de 10 gramos diarios de hojas de esta planta y por periodos superiores a quince días.
Jengibre: tiene propiedades antivirales y es de gran utilidad para tratar los síntomas de infecciones del aparato respiratorio como gripe, influenza, bronquitis, coronavirus, entre otras. De otro lado, posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas, por lo que es perfecto contra la artritis. Además, reduce los problemas de piedras o cálculos de riñón. Sus propiedades antiinflamatorias mejoran la digestión haciendo que sea un buen aliado para tratar dolencias estomacales. Asimismo, estimula la circulación sanguínea, ayudando a prevenir problemas cardiacos. El jengibre puede consumirse fresco y cocido en platos dulces y salados o añadirse a batidos bebibles, pero también deshidratado, en polvo, en jugo o zumo y tintura. Es una especie de uso seguro para la mayoría de las personas y no se conocen efectos secundarios o perjudiciales de su consumo.
-Sauco: Esta planta cuyo fruto es de color morado es buena fuente de vitaminas C y A, aportando un 87% y 17%, respectivamente, del valor diario recomendado por persona, así como vitamina B6. También posee minerales esenciales como hierro (13% del valor diario) y potasio. Asimismo, concentra antioxidantes y posee ácido salicílico, un compuesto que ayuda a aliviar la fiebre y favorece la circulación sanguínea, previniendo afecciones cardiacas, que son un factor de riesgo cuando se contrae el coronavirus. El jugo o té de sauco puede aliviar síntomas de la gripe como fatiga, dolor de cabeza o garganta, tos y malestar generalizado. Estudios de laboratorio indican que el sauco reduce la secreción excesiva de mucosidad en la nariz, por lo que ayuda a mitigar la congestión nasal y la sinusitis.

Consejos para mejorar el sistema inmune

-Consumir vitamina D3: adultos y adolescentes: 2000 unidades cada mañana, niños 400 unidades cada mañana. 
– Consumir vitamina C: 500 mg por día para adultos y adolescentes mayores de 15 años.
– Limpiar tu hígado: haciendo una dieta frugal (cero azúcar, nada de alcohol, eliminá todo tipo de productos lácteos)» —entre otras—; y sugiere una «una mezcla protectora» de aceites esenciales: 6 gotas de aceite esencial de Laurel noble (Laurus nobilis),6 gotas de aceite esencial de Ravintsara (Cinnamomum camphora quimiotipo 1.8 cineol), 6 gotas de aceite esencial de árbol de té (Melaleuca alternifolia), 10 mililitros de aceite vehicular de jojoba (Simondsia chinensis). Aplicá unas gotas de esta mezcla de aceites sobre tu cuerpo, en zonas como plantas de los pies, muñecas, nuca y plexo solar unas 3 a 4 veces por día.

Respetemos la cuarentena, cortemos la propagación del virus. Es una oportunidad para revisar hábitos e incorporar medicinas naturales que nos ayuden a prevenir infecciones.