Stevia: el endulzante natural más dulce y medicinal

La estevia es una planta de la que se obtienen unos endulzantes sin calorías. Son la alternativa dulce natural, con ventajas dietéticas respecto al azúcar.

Los endulzantes obtenidos de la estevia o stevia se utilizan en Japón desde 1991 con preferencia sobre la sacarina o el ciclamato. En Paraguay, de donde es originaria la planta, y otros países de Sudamérica, las hojas se usan desde hace 1.500 años con fines medicinales y culinarios.

Las diferentes presentaciones de la stevia

En las herbodietéticas se encuentra estevia en diversas formas: en polvo de extracto crudo, polvo y pastillas de extracto purificado, líquido y polvo molido de las hojas secas. En todos los casos se trata de endulzantes sin calorías, pero cabe preguntarse cuáles son las propiedades de cada presentación.

Las hojas de estevia contienen diez glucósidos que son los responsables de su dulzor (esteviósido, rebaudiósidos A, B, C, D, E y F, steviolbiosida, rubusosida y dulcosida).

En los preparados purificados que se venden en forma de pastillitas o en líquido con cuentagotas, está aumentada la proporción de rebaudiósido A. Se halla en concentraciones del 20 al 97% y su poder endulzante multiplica hasta 350 veces el del azúcar.

Estas presentaciones son las más adecuadas cuando se desea sustituir el azúcar que se añade, por ejemplo, al té o al café con el único objetivo de reducir la ingesta de calorías.

El extracto crudo –un polvo marrón– contiene todos los glucósidos y su poder endulzante es 60 veces mayor que el del azúcar. Tiene notas ácidas y amargas que recuerdan al regaliz, pero que pueden incomodar a paladares no acostumbrados.

Su ventaja es que conserva una parte de las propiedades terapéuticas de la hoja fresca, con polifenoles y otros compuestos beneficiosos.

Otra opción es el polvo de las hojas molidas, ideales para endulzar infusiones.

La estevia ha hecho que proporcionar dulzor ya no sea un problema e incluso, en las presentaciones sin purificar, que contribuya a la buena salud.

Mas que un endulzante

La estevia, además de su poder endulzante, también aporta efectos positivos sobre la salud.

Cualquier persona se beneficia del consumo de los productos a base de estevia, pero se recomienda especialmente en los casos de sobrepeso, obesidad y síndrome metabólico, cuyos síntomas son glucemia, triglicéridos y tensión arterial elevados, colesterol HDL o “bueno” bajo y exceso de grasa alrededor de la cintura.

Los productos a base de estevia son ideales para los diabéticos, tanto tipo uno como tipo dos, puesto que no afectan a los niveles de glucosa ni a los de insulina en la sangre. Algunos estudios indican incluso que los preparados que contienen esteviósido pueden reducir las tasas de glucosa en los casos de diabetes tipo dos.