Té de valeriana: tranquilizante y natural

La valeriana es una planta, que actúa como agente sedante, relajando el sistema nervioso y el cerebro, por lo que se suele recomendar a personas con trastornos de sueño o para aliviar el estrés y la ansiedad. Aun así, es muy buena en forma de tisana por sí misma. Así que no dudes en probar un buen te de valeriana.

Planta valeriana: un gran té relajante para dormir

La valeriana (Valeriana officinalis) es, sin duda, el tranquilizante natural más conocido. Su principal uso está relacionado con los trastornos del sueño y su consumo es habitual, sobre todo, entre quienes padecen insomnio

Se trata de una planta originaria de Europa y de ciertas zonas de Asia, aunque en la actualidad está muy presente en América del Norte. Su cultivo es propio de las zonas húmedas y está tan extendido que encontramos plantaciones en países tan dispares como Bélgica, Holanda, India, Japón, Colombia o las regiones andinas de Chile y Argentina.

Para la elaboración de los productos que contienen dicha planta, lo que se emplea en la preparación es el aceite esencial que se obtiene de su raíz y que posee una potente acción sedante.

Existen más de 120 compuestos químicos que se encuentran en la valeriana y aunque es una hierba muy compleja, no se ha encontrado que tenga efectos secundarios negativos su consumo moderado. Entre sus propiedades se destaca que es antiespasmódica, carminativa, diurética, hipnótica, hipotensora, relajante y sedante.

Para qué sirve el té de valeriana

La valeriana está totalmente recomendada ya que es ideal para el nerviosismo, el estrés y el insomnio, ya que posee excelentes propiedades relajantes y sedantes.

También se ha empleado históricamente para controlar los brotes epilépticos. De todos modos, hay que cuidar el exceso, ya que puede provocar un descenso de la presión arterial.

La valeriana en el embarazo no es del todo recomendable. Si bien no hay contraindicaciones marcadas al respecto de esta planta sedante, se trata de una hierba hipnótica, con un efecto que no está del todo estudiado durante el embarazo. Pero la valeriana para niños sí puede ir bien, aunque siempre bajo consulta médica.

Preparación del té de valeriana

Beber té de valeriana es la mejor forma de obtener sus beneficios curativos. Por esto mismo, nada mejor que preparar una excelente tisana de valeriana.

Coloca dos cucharadas de valeriana por cada litro de agua a punto de hervor. Tapas la tetera o cacerola donde estés preparando la infusión, y la dejas reposar durante al menos cinco minutos antes de servir. Puedes beber sola, endulzar con miel o azúcar y hasta incluso beber con leche, si te apetece.

Ya sabes, cuando te sientas nervios@ y no puedas conciliar el sueño, la mejor solución es prepararte una rica tisana de valeriana.

Otras formas de tomar valeriana

Siendo la valeriana para la ansiedad un remedio, siempre es bueno saber cómo se puede consumir. Este es un punto importante, ideal para saber cuál será tu forma indicada.
– Pastillas de valeriana: ideal para quienes quieren comprar online o no consiguen en su zona. O para quienes no les agrada el sabor de la infusión. Las pastillas de valeriana puede conseguirse en herbolarios, farmacias de tendencia naturista y otros sitios similares.
– Extracto de valeriana: preparado que suele conseguirse bastante en herbolarios y tiendas de productos medicinales naturales. El extracto se usa en gotas y hasta pueden consumirlo algunos niños (no los más pequeños). Se bebe con agua y listo.
– Tintura de valeriana: Similar al extracto. Se toma una pequeña cantidad al día para combatir el insomnio, la ansiedad, el estrés y todo lo que tiene para ofrecer esta genial tintura de valeriana.
– Raíz de valeriana: La raíz de valeriana se prepara habitualmente en forma de infusión y tiene propiedades similares.

Otras plantas contra la ansiedad

Quieres probar algunas alternativas contra los nervios y la ansiedad además del té de valeriana? Pues eso no es absolutamente ningún problema. Las opciones que conocerás a continuación son perfectas para este fin.
– La tila o tilo: Uno de los calmantes naturales por excelencia. No dejes de probarlo en infusión.
– La pastaflora o pasionaria: También, se emplea muchísimo contra el insomnio y la ansiedad. Va bien en infusión o en comprimidos.
– El cedrón o hierba Luisa: Una planta alimonada, riquísima, que va perfecta en infusión. Un calmante natural de nota.